Ir al contenido principal

Todo lo que no dijo

«¡Crack!» Fue la onomatopeya de la ruptura, del explosivo sonido que se produjo al reventar el reloj contra la pared. Miles de pedazos de reloj escaparon de su esfera, ahora, todos ellos, invasores del suelo. Nada ni nadie escapaba de la gravedad. Touché

Observó el resultado de haber estado reprimiendo tanto durante tanto tiempo.  Las manecillas horario y minutero estaban sobre el suelo, desprendidas del reloj, no así la del segundero, que seguía girando solitaria en la esfera como si estuviese atrapada en un eterno minuto, en un cíclico tic, tac que no entiende de metáforas, de comparaciones ni de personificaciones. Y justo en ese segundo intuyó el significado de lo que acababa de ocurrir. Aquel caos era irreparable. ¿No era el todo mayor que la suma de las partes? Pues aquello nunca más volvería a ser, ni siquiera siendo el mejor relojero del mundo. Ya no. Ya nunca.
«Tic»  Ya, fin.
«Tac» Era su forma de exteriorizar lo que llevaba meses fraguando en su interior, hasta hoy, que todo explotó dejándole un mosaico de emociones dificil de digerir. 
«Tic» E intantaba huir de ese estado obsesivo que se repetía una y mil veces. En el mismo minuto.
«Tac» En el mismo maldito minuto.
«Tic» Gritó de desesperación, buscando un consuelo que no llegaría. No de momento.
«Tac» «», suplicó, «tú, por favor, si existes, contesta. Te siento como nunca. Óyeme. Dime que estás ahí. Sé que nuestras mentes, allá por el infinito, están conectadas y que de alguna forma me sientes cuando yo te siento con esta intensidad», se repetía, intentando recuperar la seguridad en sí mismo. 
«Tic» Quería creer en su alma gemela, que de existir, estaría entrelazado a él, como si el amor o la mente pudiesen cuantificarse cuánticamente y algo las entrelazara de igual a igual, de alma gemela a alma gemela.
«Tac» Y que el destino de encontrarse fuese inevitable.
«Tic» Siempre.
«Tac» Una y otra vez.


Quería creer. Sabía que podía hacerlo. Debía haber algún sentido en la existencia, en el tiempo, o la mente... ésta debería tener algun significado. O algo. O alguien. 

Plof.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sobrevivir

En este mes se cumple un año del momento en el que decidió levantarse de una maldita vez. No lo consiguió, pero el intento tampoco fue en vano. ¿Cómo serlo si la vida son momentos y aquel, sin duda, fue uno de ellos?

Sí, fue (en) aquel camino.
Y sí, hablo de él.
Así que allá vamos.

Todo comenzó como le surgían las grandes ideas: dando un largo paseo por las afueras, a solas, por campos y caminos de albero improvisados por ciclistas de montaña. De aquel día, ¿que podría contarte de uno de sus sábados cualesquiera? Un aburrido e infinito trayecto de más dos horas. Puf, lo que puedo decirte es que fue allá perdido cuando desconectó por completo del paisaje que le rodeaba. ¡Cielos! Fue tan de repente, tan irreal como real, que de un insight comprendió su vida. Los árboles, los cultivos, la tierra... todo estaba ahí sin estar él, sí, ahí, una especie de ahí sin mí; tal como suena. Estaba siendo foráneo de su propia percepción, de su propia existencia. Estaba sintiendo la extrañeza en su má…

Sinestesia Musical

Hubo una época en que (él) le ponía música a todo: a su vida, a sus emociones y como no, a lo que escribía. En el caso de sus poemas, era como si cada verso llevase asociado un patrón musical, una especie de doble dimensión, y por doble me refiero a como lo son, en física, el Espacio y el Tiempo; en el que sus ritmos, tanto silábicos como musicales, estarían en una perfecta dualidad sincronizada. Pero para ser sinceros, yo no veía nada de especial en sus poemas, así que supuse que sería como si una mente savant hubiese intentado que las sílabas, el tempo, la escala, o lo que fuera encajasen de alguna forma matemá(t/g)icamente en un único tejido espacio-temporal y que éste además tuviese textura, sabor, color y tono musical. ¡Ah! Que me ahogo. Y yo, simple mortal, tan sólo podría disociarlos para percibir cada rasgo por separado, uno a uno, pero nunca jamás juntos. Él tenía sinestesia musical y yo, para descifrarla, imaginación y letras.

¿Sabes lo que es antidisociativo? —me insistía, …

Analista de Malware (fragmento)

Morena, de resultantes curvas y de un metro setenta de altura, Brooklyn era una persona distraída y salvaje que todavía no había recogido su título de Ingeniera. Para qué. Nunca lo necesitó: ejercía por pasión y por su gran experiencia en el campo de la seguridad informática. Aún era muy temprano para ser sábado pero acababa de desvelarse. Tenía que terminar de analizar un malware en Linux que había dejado a medias la noche anterior; así que cogió el portátil, se lo colocó entre las piernas y ya sumergida en la pantalla minimizó la ventana del navegador, dirigiéndose a la Máquina Virtual, que estaba deliberadamente congelada para contener pausado el malware. Los expertos en seguridad forense congelaban las máquinas virtuales para que cualquier programa que se estuviese ejecutando permaneciese congelado en el espacio y en el tiempo, algo esencial cuando tratan a la víctima. Con los ojos aún adormilados, se encontraba analizando un ejecutable de tipo ELF que aprovechaba una vulnerabilid…